Como nueva mamá, enfrentas muchos desafíos para acostumbrarte a la vida con un recién nacido.

Y probablemente lo primero a lo que te enfrentas hacia tu persona es que estás lidiando con la falta de sueño, nuevas responsabilidades o incluso dolor en los senos si estás amamantando.

Recuerdo en mi caso que una vez que le cambiaba los pañales a mi bebé, tenía toda la precaución de ponerle su pomada para rozaduras de bebé porque no deseaba que padeciera de este problema o cuando lo amamantaba siempre buscaba la forma de que no tuviera cólicos, de hecho yo cuidaba mi alimentación.

Y así para cada caso, sea en el baño, a la hora de dormirlo… toda mi atención se centraba en que mi hijo estuviese limpio, cómodo y amado.

Pero algo pasaba en mi conforme pasaban los días. Es to es, comencé a sentir un dolor emocional profundo que no cesaba.

No se trataba de una tristeza o depresión pasajera que generalmente desaparece después de una semana o dos.

En este caso estaba entrando en algo llamado depresión posparto. Esta es una forma más seria de depresión clínica relacionada con el embarazo y el parto.

Y lamentablemente es más común de lo que piensas, es posible que aproximadamente 1 de cada 7 madres con recién nacidos tengan depresión posparto.

Afortunadamente, la mayoría encontramos el tratamiento que nos ayuda.

1) ¿Qué es la depresión posparto?

Es el tipo de depresión que puedes tener después de tener un bebé. Puede comenzar en cualquier momento durante el primer año de vida de tu bebé, pero es más común que empiece a sentir sus efectos durante las primeras 3 semanas después del nacimiento.

Resultado de imagen para bebés

Si lo tienes, es posible que te sientas triste, desesperanzada y culpable porque puede que no sientas la necesidad de vincularte con tu bebé o cuidar de él.

La depresión posparto no solo afecta a las madres primerizas. Puedes padecerlo incluso si no lo presentaste cuando nacieron tus otros hijos.

2) ¿Por qué se presenta este cuadro?

Hay muchas causas, incluyendo:

a) Hormonas

Tus niveles hormonales aumentan cuando estás embarazada. Después de que nace tu bebé, caen repentinamente.

Este cambio rápido puede desencadenar la depresión en algunas mujeres. (Si alguna vez te sientes malhumorade antes de tener tu período, sabes cómo te pueden afectar las hormonas).

b) Historia de la depresión

Si has tenido depresión antes o es hereditaria de tu familia, es probable que tengas más propensión a tener depresión posparto.

c) Estrés y problemas

 Si no deseabas quedar embarazada o si tu pareja y tu familia no te ayudan a cuidar a tu bebé, es más probable que te deprimas como nueva mamá.

La condición también es más común entre las mujeres con problemas de dinero, problemas con las drogas o el alcohol u otras fuentes importantes de estrés.

Las mujeres muy jóvenes que no están preparadas para cuidar o apoyar a un bebé también están en riesgo.

3) Los síntomas

No todas presentamos el mismo cuadro, pero hay cosas comunes que debe tener en cuenta:

a) Solo un médico puede diagnosticarte si tienes o no depresión posparto. Pero si crees que lo tienes, haz una cita de inmediato.

Si se trata de una depresión posparto, existen tratamientos que te harán volver a sentirte como antes.

Resultado de imagen para tips contra la depresion

b) Hablar con un psicólogo o terapeuta también puede ser de gran ayuda. Puedes aprender formas de reconocer cuándo tienes pensamientos negativos para saber cómo tratarlos mejor.

Incluso puedes hablar sobre relaciones o tensiones pasadas y aprender a resolverlos para que no afecten tu vida ahora.